logotipo

Una aventura diferente

La Llamada de Cthulhu | 1 febrero, 2021 | Edge Entertainment

La Broma Macabra, la aventura para la séptima edición de La Llamada de Cthulhu escrita por Alex de la Iglesia, es un lanzamiento muy especial por varios motivos. En primer lugar, por su autor, que no pasa todos los días que uno de nuestros mejores y más internacionales directores de cine nos regale una historia original de tal envergadura para uno de nuestros juegos de rol favoritos. Y en segundo, porque permite una rejugabilidad pocas veces vista no ya en una aventura de La Llamada, sino en cualquiera de los sistemas que conocemos y hemos jugado a lo largo de los años. 

La Broma Macabra está ambientada en el Cairo de los años veinte, un par de semanas después del descubrimiento de la tumba de Tutankhamón, y concretamente en uno de sus más lujosos hoteles, el Shepeard’s. Es entre sus muros donde van a tener lugar una compleja sucesión de acontecimientos que podrían desembocar en una catástofre de proporciones bíblicas y sólo los investigadores pueden impedirlo… Si es que consiguen descubrir lo que está pasando y no distraerse demasiado por el camino, claro. 

Es una de esas cosas que hace diferentea a La Broma Macabra: que los jugadores van a tener total libertad para moverse por un escenario que, a pesar de ser cerrado y autocontenido, es lo suficientemente amplio y presenta tantas localizaciones y personajes con los que interactuar como para que se pierdan entre sus pasillos y su multitud de tramas sin interactuar apenas con la historia principal.

La aventura está planteada como una sucesión de acontecimientos que van a tener lugar con o sin el conocimiento de los investigadores. De ellos depende intervenir y, con suerte, evitar todo lo que está a punto de suceder… Pero si deciden no hacerlo o si se limitan a vagar por el Shepeard’s como patos mareados, bebiendo martinis en alguno de sus amplios salones y limitándose a conocer a los otros huéspedes mientras el mundo empieza a arder en alguna otra parte, tanto mejor.

En una aventura convencional, el guardián podría “ayudarles” a base de tiradas de Idea cada vez que se queden encallados o corran el peligro de perderse alguna escena importante, pero lo que Alex de la Iglesia propone para esta Broma Macabra es precisamente lo contrario: Darles completa libertad para no enterarse de la misa la media y convertir su desconcierto en pura diversión.

Para facilitar esta tarea, La Broma Macabra incluye un utilísimo Diagrama de movimientos de Personajes No Jugadores desplegable, una herramienta muy útil para no perder el control de la narración y que la sucesión de los acontecimientos resulte ágil y envolvente. Además, las tablas de encuentros y personajes permitirán general escenas y situaciones con los que dotar de auténtica vida al hotel y sus residentes. Y aún nos quedan cosas que contarte…

La Broma Macabra es una mezcla perfecta entre aventura frenética en la que un gran peligro se cierne sobre nuestro mundo, pero también un sandbox casi infinito en el que cada partida va a ser completamente diferente. ¡Prepárate para su llegada en marzo!