logotipo

Un juego de rol, dos maneras de jugarlo

Alien: El juego de rol | 10 junio, 2021 | Edge Entertainment

Alien: El juego de rol está ambientado en uno de los universos de ciencia ficción más populares de todos los tiempos, lo que implica una serie de innegables ventajas a la hora de sacarlo a mesa: Para empezar, incluso los jugadores más novatos tendrán a su disposición numerosas referencias a la hora de hacerse una composición de lugar y podréis empezar sin tener que dar demasiadas explicaciones sobre las localizaciones donde va a desarrollarse la acción, los posibles antagonistas que los jugadores van a encontrar en su camino o incluso sobre la tecnología existente en el mundo de juego.

Incluso bastaría con decir “vuestros personajes se encuentran en una nave y de repente escuchan un extraño ruido procedente de los conductos de ventilación” para que todo el mundo entrar inmediatamente en personaje y con el estado de ánimo adecuado para encarar la situación… Son muchos años de películas, novelas, comics y hasta juegos de mesa ambientados en el universo de la franquicia Alien como para que todavía quede alguien por ahí que no sepa lo que es un xenomorfo y lo que implica cruzarte con uno (Spoiler: Nada bueno).

La única pega que algunos le encontrarán a todo esto es que en ocasiones es complicado trasladar el tono de una narración convencional ya sea cinematográfica o literaria a una partida de rol. Y no les falta razón: Un juego de rol es una narración colaborativa en la que los mejores intentos del director de juego por incluir un punto de partida, un nudo y un desenlace pueden verse seriamente frustrados por las acciones de los personajes jugadores… Y eso es justo de lo que se trata, de eso va un juego de rol.

El que busque jugar o dirigir una partida que le remita con puntos y comas a cualquiera de las películas de la saga puede ver cómo sus expectativas vuelan por los aires en cuanto los protagonistas empiecen a disfrutar del libre albedrío propio de los juegos de rol… Aunque nos atreveríamos a asegurar que todo esto podría cambiar enormemente gracias a la aparición de Alien: el juego de rol.

Y es que el nuevo título de los escandinavos Free League nos va a permitir jugar en modo campaña tradicional con un puñado de personajes a los que veremos crecer a lo largo de una serie de aventuras interconectadas en las que, con un poco de suerte, no sufrirán el destino que los hados suelen reservar a los protagonistas de la saga Alien (Otro spoiler: De nuevo nada bueno) y podrán llegar al climax final cargaditos de puntos de experiencia y buenas armas para hacer frente a lo que sea que el director de juego les tenga preparado.

Pero esta no es la única forma de jugar a Alien: El juego de rol.

Free League nos ha preparado una sorpresa a aquellos que soñábamos con llevar a nuestras mesas de juego la crudeza y la violencia del universo Alien incluyendo un Modo Cinematográfico que nos va a permitir recrear con un mayor nivel de fidelidad las hazañas de Ellen Ripley… Incluyendo las altísimas probabilidades de perder la vida.

El Modo Cinematográfico de Alien: El juego de rol nos presenta una novedosa manera de entender los one-shots o partidas de una sola sesión (que a veces acaban siendo dos o tres, pero bueno, cada mesa tiene sus ritmos): Historias cerradas que exigen quizá una mayor preparación por parte del director de juego, que tendrá que preparar personajes pregenerados, handouts y poner a prueba sus músculos narrativos para manejar los acontecimientos de forma que encajen en una cierta estructura narrativa.

Así, cada aventura de este Modo Cinematográfico está dividida en tres partes: Una exposición del conflicto, un nudo o suceso inesperado que sucede más o menos a mitad de partida elevando el nivel de peligro y ofreciendo al menos algunas de las respuestas que los personajes jugadores andan buscando y un enfrentamiento final en el que se pondrá toda la carne en el asador.

Por supuesto, las acciones de los jugadores pueden alterar estas fases en un número infinito de maneras, especialmente aquellos cuya agenda o motivaciones secretas requieran de intervenir directamente en el desarrollo de los acontecimientos. El mejor ejemplo de esto sería el de un PJ que en secreto es un androide de la Weyland-Yutani vuya programación le dicta llevar de vuelta un espécimen de xenomorfo incluso a costa de la vida de sus compañeros de tripulación… A lo mejor lo consigue o a lo mejor muerte en el primer acto, quién sabe, pero el potencial es infinito.

Por cierto, y hablando de morir: En el Modo Cinematográfico de Alien: El juego de rol los personajes pueden morir. De hecho, lo hacen a menudo, como en cualquier buena película de Alien (y también como en cualquier mala película de Alien, para qué engañarnos). Es por eso que el director de juego siempre estará preparado con una serie de reservas, de personajes jugadores en el banquillo que repartir entre aquellos que hayan tenido la mla suerte de acercar las narices a un huevo de Alien o que cometan el error de ir al aseo sin llevarse el lanzallamas.

El Modo Cinematográfico de Alien: El juego de rol nos permite explorar un universo fascinante jugando con sus propias reglas en la experiencia más parecida a una película que se puede tener sobre una mesa de juego.