logotipo

Tres tonos de Azul

Azul | 30 junio, 2021 | Plan B Games

La inmensa popularidad de Azul desde su publicación allá por 2017 se debe a multitud de factores, desde su diseño preciosista hasta lo efectivo de sus mecánicas pasando sobre todo por su capacidad para enganchar tanto a jugadores casuales como a auténticos jugones de toda la vida.

Por eso no es de extrañar que los tres Azules publicados hasta la fecha hayan sido rotundos éxitos, ¿pero qué los diferencia entre sí? ¿Debemos seguir el orden de publicación para introducirnos en el universo Azul? Hoy trataremos de responder a esta y a otras preguntas, pero para ello vamos a empezar por el principio.

El Azul original, publicado como decimos en 2017 y a día de hoy en el puesto número 1 de mejores juegos abstractos de la prestigiosa página Board Game Geek sigue siendo uno de los juegos más populares del mercado y con razón: Es sin duda la versión más accesible de las tres y contienen la combinación más equilibrada entre reglas y mecanismos, lo que lo hace perfecto para iniciar a amigos o familiares.

Dada la simplicidad de colocación de las fichas, quizá sea este Azul el que más fácil nos pone el “leer” los tableros de nuestros oponentes, por lo que predecir sus decisiones no sólo es una posibilidad, sino que resulta esencial para alzarnos con la victoria. Es más, resulta tremendamente satisfactorio echarle un vistazo de reojo a los azulejos de nuestros contrincantes, darte cuenta de cuáles pueden ser sus siguientes movimientos… Y acertar.

Por cierto, que si te gusta este Azul tienes la expansión Mosaico de Cristal, que contiene organizadores acrílicos para las piezas y nuevos y desafiantes tableros de doble cara que aumentan en mucho la rejugabilidad del título.

Los siguientes títulos en la familia Azul agregan un punto más de profundidad a la hora de colocar las piezas, por lo que se sacrifica este aspecto de la versión vainilla a cambio de una mayor complejidad. De todos modos que no se asuste nadie, que si sabes jugar a Azul vas a saber jugar a su continuación Azul: Vitrales de Sintra, que nos va a llevar a adornar las vidrieras del Palacio Real portugués de Sintra.

Publicado al año siguiente, en 2018, Vitrales de Sintra es quizá el Azul más extravagante de toda la familia incluso aunque comparte mecánicas de dibujo con su antecesor. Donde quizá resida la mayor diferencia respecto al Azulo original es en los mecanismos de puntuación, ya que la elección de qué fichas colocamos y la forma de obtener puntos se vuelven aquí mucho más flexibles y estratégicos.

Así, en Azul: Vitrales de Sintra estaremos mucho más preocupados de nuestro tablero que del trabajo de nuestros oponentes, lo que le añade mucha más profundidad al juego pero quizá limite un poco ese jugar a los adivinos que tan divertido resultaba en el original.

Y llegamos por fin al tercer título de la serie, Azul: Pabellón de Verano, de 2019. Pabellón de Verano tal vez sea el Azul más accesible de los tres en el sentido de que no castiga tanto las malas jugadas y de esta forma no tenemos que estar tan preocupados de recibir un montón de puntos negativos al final de un turno como en los títulos anteriores.

Además, aquí el ritmo de colocación de fichas es mucho más relajado y habitualmente mucho más generoso en sus recompensas, lo que reduce significativamente la tensión durante las partidas. Y por supuesto para este Azul: Pabellón de Verano tenemos la ampliación Azul: Pabellón Acristalado, que también incluye organizadores acrílicos y nuevos retos para el juego.

Resumiendo, que estamos bastante seguros de nuestras palabras cuando afirmamos que hay un Azul para cada tipo de jugador… Ahora sólo tienes que encontrar el que más va a encajar con tu mesa de juego. Aunque si quieres nuestra opinión, ¡nosotros los probaríamos los tres!