logotipo

Piratas a la carrera

Jamaica | 1 julio, 2021 | Space Cowboys

En el siglo XVII, la ciudad de Port Royal en Jamaica fue fundada por los británicos sólo un año después de haber invadido la isla, lo que dio comienzo a la guerra británico-española. Una vez terminada la guerra, y por miedo a que los españoles intentaran arrebatarles un puesto tan ventajoso por su estratégica situación, los ingleses pensaron que sería buena idea estimular la afluencia de piratas a la isla como forma de defenderla… Y no salió bien, claro.

Para la década de 1660, Port Royal era conocida como una ciudad de piratas, violencia y caos llegando a tener una taberna por cada diez residentes. Tanto fue así que los británicos optaron por restablecer la ley eligiendo al ex pirata Henry Morgan como gobernador, que acabó convirtiendo Port Royal en destino final de las correrías de muchos de sus antiguos compañeros.

Esta es la Historia oficial, que por sí misma da para imaginar docenas de fantásticas aventuras que nada tienen que envidiar a las de la saga Piratas del Caribe, entre ellas la del juego que nos ocupa hoy: Jamaica.

En Jamaica, Henry Morgan no se dedicó a perseguir piratas para ajusticiarlos, sino todo lo contrario: En el juego, el gobernador de la isla invita a todos sus amigos piratas para que saqueen la costa a placer e incluso ha creado una carrera llamada el Gran Desafío para que tengan algo con lo que entretenerse por si acaso el exceso de tabernas les pareciera atractivo insuficiente.

Así pues, estamos ante un juego de carreras muy sencillo, perfecto para iniciar a nuevos jugadores y que aprendan algunas mecánicas sencillas en un entorno colorido y atractivo como sólo puede serlo un juego de piratas y al mismo tiempo tiene la suficiente profundidad como para que los jugones más experimentados encuentren un desafío a su altura.

Por supuesto hay algo de suerte involucrada en las partidas, pero Jamaica también nos va a obligar a gestionar con cuidado nuestro próximo movimiento, nuestros recursos y nuestra mano de cartas, que aunque pequeña puede suponer la diferencia entre una buena ganancia de puntos y la más estrepitosa de las derrotas.

Estamos ante un juego divertidísimo, intuitivo a más no poder, con un apartado artístico excepcional capaz de sumergirnos en una época y un lugar plagados de encanto y que además es una opción ganadora a la hora de sentar a todo tipo de jugadores a la mesa, así que… ¿A qué estás esperando? ¡El Gobernador Morgan te espera en Jamaica!