logotipo

Mi reino por un cebrallo

Canción de Hielo y Fuego | 26 mayo, 2021 | CMON

Los Titiriteros Sangrientos, una de las muchas compañías mercenarias que campan por Poniente, son famosos por la llamativa y extravagante vestimenta con que entran en batalla. Esto se debe a que, al igual que algunas ranas y orugas venenosas lucen colores brillantes en su piel para jactarse de que no conviene meterse con ellas, los Titiriteros visten colores chillones para realzar su peligrosidad. En este sentido, es de lo más natural que las tropas de caballería de esta compañía mercenaria monten animales que estén en la línea de tan peculiar estilo. Los cebrallos proceden de Essos, donde son criados de manera que puedan resistir largos periodos de tiempo sin comer ni beber y, pese a ello, sean tan rápidos como un caballo común. Así son las robustas criaturas que montan en combate los Jinetes de cebrallo de los Titiriteros Sangrientos. Los jugadores de Canción de hielo y fuego: el juego de miniaturas ya pueden incluir esta unidad en sus ejércitos, así que vamos a echar un vistazo a cómo se desenvuelve en el campo de batalla esta nueva unidad Neutral.

Los Jinetes de cebrallo proporcionan a los jugadores una unidad que destaca a la hora de flanquear a las tropas enemigas. Desplegar una de estas unidades tiene un coste de 7 puntos, ya que las unidades de caballería acostumbran a ser más caras que las de infantería. Como es habitual en las unidades de caballería, cada una de sus figuras tiene 3 heridas y puede realizar una acción de Maniobra sin coste al inicio de su activación. Esto último hace que la unidad se mueva con gran rapidez por el campo de batalla, sobre todo teniendo en cuenta que su atributo de Velocidad es de 6. Al igual que el resto de Titiriteros Sangrientos, los Jinetes de cebrallo prefieren no llevar armadura pesada, por lo que su atributo de Defensa es un discreto 5+. Además, dado que acostumbran a no creer firmemente en la que sea la causa por la que están luchando, sino más bien a preocuparse únicamente de recibir su paga, su atributo de Moral de 7+ refleja perfectamente su idea de que no se puede gastar dinero cuando se está muerto.

Resulta evidente, por tanto, que las capacidades defensivas de los Jinetes de cebrallo no son para tirar cohetes; sin embargo, sus excelentes dotes ofensivas ya son otro cantar: cuando tienen todas sus filas, tiran 7 dados en combate cuerpo a cuerpo que impactan con un resultado de 3+ gracias a su armamento abigarrado (no es de extrañar que una compañía mercenaria que no se preocupa lo más mínimo por mantener una uniformidad en su vestimenta tampoco lo haga en lo que respecta a sus armas). Además, esas dotes ofensivas resultan aún mejores cuando un jugador hábil consigue situar a los Jinetes de cebrallo en los flancos o la retaguardia de alguna unidad enemiga, ya que tienen dos capacidades especiales directamente relacionadas con ello: en primer lugar, sus ataques dejan debilitados a los enemigos cuando se realizan desde un flanco o la retaguardia. En segundo lugar, los Jinetes de cebrallo impiden que sus enemigos puedan usar órdenes o ser escogidos como blanco de cartas de Tácticas amigas cuando están trabados con ellos por un flanco o la retaguardia; lo que puede resultar devastador para cualquier unidad enemiga que dependa de esos dos recursos para mantenerse en condiciones de combatir. Podría decirse que no hay duda de que los colores chillones de la vestimenta de los Jinetes de cebrallo y las rayas de sus monturas distraen en gran medida a cualquiera que se enfrente a ellos.

La conclusión de todo esto es que lo mejor que puede hacerse con los Jinetes de cebrallo es usarlos como flanqueadores. Esto se debe a que, aunque atacar por los flancos o la retaguardia ya resulta beneficioso de por sí, los Jinetes de cebrallo le sacan aún más partido a ello hasta el punto de poder convertir una mera situación de desventaja en un enfrentamiento potencialmente devastador para el enemigo. Sin embargo, debido a la naturaleza relativamente frágil de los Jinetes de cebrallo, todo comandante sensato debería asegurarse de que sus ataques no serán correspondidos con una represalia excesivamente severa.