logotipo

La tentación del Escorpión

La Leyenda de los Cinco Anillos: El juego de cartas

8 enero, 2021 | Fantasy Flight Games

“No volverás a poner un pie en Rokugán.”

 –Yogo Junzo

El Imperio Esmeralda está amenazado por nuevas crisis que lo acercan hasta su punto de ruptura y cada uno de los Grandes Clanes se verá tentado y puesto a prueba, aunque seguramente ninguno tanto como el clan del Escorpión. La supervivencia del Imperio Esmeralda pende de un hilo, al igual que el corazón del Escorpión. ¿Sucumbirá este clan Grandes Clanes y con ellos, el resto de Rokugán?

¡Fantasy Flight Games se complace en anunciar La tentación del Escorpión, el cuarto pack de dinastía del ciclo Tentaciones para La Leyenda de los Cinco Anillos: El juego de cartas!

La tentación del Escorpión sigue el patrón compartido por todo el ciclo Tentaciones, ya que las nuevas capacidades con Desesperado obligan a los clanes a valorar con mucho cuidado cómo invertir Destino en sus Personajes. ¿Recurrirás a las nuevas criaturas de las Tierras Sombrías y a la magia de sangre mahō mancillando de esta manera la pureza de tu mazo o serás capaz de resistir estas tentaciones para seguir el camino de la rectitud?

En el pack de dinastía La tentación del Escorpión, encontrarás por primera vez al Daimyõ de la familia Yogo, el poderoso Yogo Junzo (La tentación del Escorpión, 73). Yogo Junzo es un astuto Shugenja que te proporciona formas poco ortodoxas de mantener la fortaleza durante tus batallas recurriendo al Destino de tus Personajes. Con Yogo Junzo, como acción puedes elegir un Personaje que controles y trasladar cualquier cantidad de Destino desde ese Personaje hasta tu reserva de Destino, pudiendo nutrir de esta manera dicha reserva y dándote así los recursos necesarios para seguir jugando cartas en ese conflicto.

Desenrolla el pergamino

Por supuesto, Yogo Junzo tiene otra forma de usar su capacidad para mantener su ventaja, además de sencillamente hacerse con más Destino en pleno fragor de la batalla. Este ciclo de packs de dinastía introduce la palabra clave Desesperado, que otorga potentes capacidades cuando un Personaje no tiene Destino. Estas capacidades son poderosas, pero tendrás que valorar con mucha cabeza cuánto Destino quieres depositar en tus Personajes. Al fin y al cabo, una capacidad con Desesperado no te servirá de mucho si tu Personaje no puede usarla. Pero con Yogo Junzo puedes descartar todo el Destino de un Personaje cuando quieras, activando inmediatamente su capacidad con Desesperado. ¡El propio Yogo Junzo tiene esta capacidad con Desesperado que le permite desatar su poder sobre tus enemigos eligiendo cualquier Personaje y descartando todo el Destino de dicho personaje!

Yogo Junzo puede llegar a ser más poderoso todavía si él (o cualquier otro Personaje único) elige desenrollar La piel de Fu Leng (La tentación del Escorpión, 83). Este letal Pergamino Negro te otorga un dominio sobre los Personajes cuyo Destino se ha agotado: ¡puedes activar cada capacidad de cada Personaje sin Destino como si tú controlases ese Personaje, ¡y ningún adversario puede activar esas capacidades! Al volver la fuerza de tus enemigos en su contra, La piel de Fu Leng puede dar al Escorpión un control sin precedentes en el campo de batalla… pero, ¿qué precio habrá que pagar para controlar este malvado poder?

El Escorpión también puede intentar manipular los desagradables conjuros con Paso sombrío (La tentación del Escorpión, 84). Si utilizas una vocación de Vacío, ¡puedes usar Paso sombrío para retirar a uno de tus Personajes y luego volverlo a poner en juego! Como los Personajes entran en juego preparados, podrás utilizarlo en otro conflicto, así como activar cualquier capacidad una vez más. Tienes toda una variedad de posibilidades para aprovechar lo que te puede ofrecer en una partida, de modo que la siguiente astuta táctica que emplees o audaz maniobra que ejecutes puede que esté a tan solo un Paso sombrío.

El destino de Rokugán

El clan del Escorpión está siendo tentado con la posibilidad de ostentar un gran poder, pero para usarlo puede que tengan que sacrificar su propio espíritu. ¿Valdrá la pena el precio a pagar si les garantiza la victoria? ¿Y qué harán al respecto los otros Grandes Clanes?