logotipo

Gato ladrador, poco mordedor

Exploding Kittens | 3 junio, 2021 | Exploding Kittens

Los gatos son criaturas excéntricas e indescifrables, pero tan carismáticas que tendemos a consentírselo todo e incluso aceptamos de buen grado de que de vez en cuando nos caiga algún zarpazo que otro o que nos bufen sin venir a cuento. Son tan geniales que hasta les dejaríamos inmolarse en una devastadora explosión nuclear que arrasara varios kilómetros a la redonda… Es más, ¡ya lo hacemos por culpa de Exploding Kittens!

Y es que entre las muchas virtudes de Exploding Kittens se encuentra la de haber capturado a la perfección el espíritu caótico y en ocasiones destructivo de los felinos sin perder ni un ápice de su encanto. Por eso estamos tan contentos de anunciar la publicación de Barking Kittens, la nueva ampliación del juego y una excusa perfecta para complicar aun más nuestras partidas, fastidiar a nuestros oponentes con nuevas cartas y, sobre todo, ponernos un sombrero con forma de gato en el que se puede leer “HAGO LO QUE ME DA LA GANA”. Qué diablos, la caja podría traer sólo el sombrero y estaríamos igual de contentos. Así de idiotas somos.

Para empezar, y pensando en todos esos coleccionistas de cada una de las ampliaciones que salen para el juego, Barking Kittens viene en una caja grande, perfecta no sólo para guardar las veinte cartas nuevas que incluye, sino para alojar de una forma cómoda y ordenadita todas esas cartas sueltas que nunca sabemos dónde poner.

Pero pasemos a la chicha: Entre las nuevas cartas encontraremos todo tipo de efectos y nuevas maneras de destruir a nuestros amigos, pero también algunas que nos permitirán infligirnos daño a nosotros mismos como Ataque Personal, que nos obliga a coger las tres primeras cartas del mazo. Otras de nuestras favoritas incluyen Compartir el Futuro, que nos permite consultar las siguientes cartas del mazo con alguien o el nuevo efecto AHORA, que puede ser usado en cualquier momento del juego aumentando el caos y, muy posiblemente, también la destrucción.

Pero sin duda la carta estrella de este Barking Kittens es precisamente la que le da título, la del Gato Ladrador. La ampliación contiene dos ejemplares y, una vez pongamos una de ellas en juego, nos permite robarle la mitad de su mano al jugador que tenga la otra para luego devolverle el mismo número de cartas y así deshacernos de toda la morralla que se nos haya podido ir acumulando. Pero ojo, porque si cuando la ponemos en juego todavía no hay nadie que tenga su pareja será como colgarnos una diana en la cara porque todo el mundo sabrá que la tenemos y en cuanto le llegue a alguien irá a por nosotros sin piedad.

Y por supuesto el sombrero, ¡no nos podemos olvidar del sombrero! Esta Corona de Gato nos permite alojar ocho cartas extra en su interior y será de ahí de donde roben los jugadores que jueguen una carta que les permita hacer tal cosa. Además, nosotros también podremos aprovecharnos de esa reserva en cualquier momento, que por algo dice bien claro que puedes hacer lo que te dé la gana.

Barking Kittens añade todavía más locura y chistes malos y a un juego que ya de por si funciona como un mecanismo de relojería del absurdo y no podemos dejar de preguntarnos qué será lo siguiente con lo que nos sorprendan. Como nos pasa con los gatos, estamos seguros de que nos terminará gustando incluso aunque nos explote en la cara.