logotipo

Estamos locos… ¿O qué?

I am a banana | 19 mayo, 2021 | Le droit to perdre

Como dijo el filósofo y matemático Blaise Pascal: “Los hombres están tan necesariamente locos que no estar loco equivaldría a otra forma de locura”… Y, por mucho que tuviera más razón que un santo, te aseguramos que esta será la única referencia a un filósofo, a un matemático o a cualquier cosa que no suene muy fuerte a diversión. Hoy volvemos a hablarte de uno de los party games más locos (nunca mejor dicho) que hemos probado recientemente: ¡I am a Banana!

Tanto si siempre has pensado que en realidad eres una pala, un cangrejo o incluso la Torre de Pisa como si crees que eres una persona completamente cuerda, I am a Banana es el juego perfecto para ti: El juego con el que por fin podrás soltarte la melena y mostrarles a tus amigos tu verdadero yo… ¡Pero no dejes que el doctor te pille!

¿Pero cómo se juega a I am a Banana? ¿Puede haber reglas en un juego tan dominado por la locura? ¡Pues sí! Y además son tan sencillas de aprender y el juego tan fácil y rápido de montar que en un par de minutos vais a estar metidos de lleno en la partida, así que atiende, que te lo explicamos.

En cada partida de I am a Banana se elige un doctor, cuyo objetivo es diagnosticar la locura de todos los jugadores que, claramente, están de la olla. Uno contra todos los demás. Los lunáticos juegan en equipo y se hacen gestos para que los demás sepan cuál es su locura… ¡sin que el doctor los vea!

El doctor le da la vuelta al reloj de arena. A partir de entonces, los lunáticos no pueden hablar, sino que, sentados a la mesa, se hacen gestos (siempre por encima de la mesa) para que los demás sepan en qué consiste su locura. Pero ¡ojo! El doctor, que además puede levantarse, los vigila. Si uno de los lunáticos o el doctor adivinan la locura de otro jugador, colocará una carta de Plátano o la carta de Doctor (según corresponda) con el número de la imagen correspondiente bocabajo y frente al jugador al que haya descubierto.

Al final, el equipo de lunáticos recibe 1 punto por cada locura que haya adivinado cada uno. NO OBSTANTE, si el doctor ha acertado con el diagnóstico de un jugador, el equipo no recibe ningún punto de ese jugador, aunque también hayan adivinado su locura. El doctor recibe puntos por cada diagnóstico que haya acertado y gana si tiene los mismos puntos que los lunáticos o más. Pero… si los lunáticos tienen más puntos que el doctor, ganan ¡y lo celebran a lo loco!

¿Ves qué sencillo? Ahora sólo falta que reúnas a unos cuantos amigos y os deis rienda suelta a vuestras locuras más locas… ¡Y que gane el más tronado!