logotipo

Educar jugando

Noticias | 26 abril, 2021 | Asmodee Spain

Los juegos de mesa son una de las formas de entretenimiento más longevas y apasionantes que existen, ¿pero sabías que también pueden ser una increíble herramienta educativa? Desde comprender los fundamentos de las matemáticas hasta resolución de problemas pasando por el trabajo en equipo. No importa si estamos jugando a Dobble, donde la concentración es fundamental, o a Pandemic, en el que el trabajo en equipo es clave para ganar, los beneficios educativos de los juegos de mesa son innegables.

Además, proporcionan un entorno divertido y muy atractivo para los más pequeños que les va a permitir aprender todo tipo de lecciones y habilidades mientras se divierten. Además, hay pocas formas mejores de retener la información que una partida memorable. ¿Pero en qué nos ayudan los juegos de mesa?

Mejoran tus mates

Las matemáticas son una de las asignaturas con las que más niños “luchan” diariamente. Pero los juegos de mesa presentan problemas divertidos y desafiantes cuya resolución incluye el uso de números y cálculos además de demostrar que las mates son algo tan común en la vida y están tan presentes en todo que es imposible ignorar su existencia.

Promueven la resolución de problemas

La resolución de problemas es uno de los pilares de la innovación: Nuestra capacidad para identificar un problema y encontrar una solución es una de las claves para nuestro crecimiento no sólo como personas, sino como sociedad: Todo gran invento comienza como solución a un problema. Desde una edad muy temprana aprendemos a resolver problemas y a medida que maduramos vamos mejorando esa capacidad, algo en lo que los juegos de mesa, al presentar problemas y permitir a los jugadores encontrar múltiples soluciones, tienen mucho que decir.

Ayudan a trabajar en equipo

El trabajo en equipo nos permite intercambiar ideas y generar otras nuevas para resolver con éxito un problema de manera más eficiente. Cuando los juegos de mesa nos ofrecen la oportunidad de reunirnos con un objetivo común también nos permiten acercarnos un poco más entre nosotros, mejorando nuestras habilidades sociales y nuestra extroversión.

Incrementan la concentración

Vivimos rodeados de ordenadores grandes y pequeños donde las máquinas pueden hacer muchas cosas por nosotros y además en cuestión de minutos. Además, la tecnología ha traído muchas distracciones que no existían y en consecuencia nuestra capacidad de atención ha disminuido. Los juegos de mesa nos permiten sentarnos durante un tiempo determinado sin otras distracciones (móviles fuera, por favor) y eso puede mejorar enormemente nuestra capacidad de atención.

Ejercitan las habilidades motoras

La coordinación, el equilibrio… Los juegos de mesa pueden ser también una forma de ejercicio físico que ayude a los más pequeños a mejorar toda una serie de habilidades motoras mientras se divierten.

Aumentan tu capacidad de ser paciente

Se suele decir que la paciencia es una virtud porque, entre otras cosas, nos permite dejar pasar las cosas que están fuera de nuestro control y ayuda a reducir el estrés. Es una habilidad que debe practicarse con frecuencia y para eso están los juegos de mesa que incluyen mecánicas de turnos y permiten que cada uno de los jugadores se tome el tiempo necesario para tomar una decisión. Ser capaz de seguir las reglas y esperar tu turno son dos grandes aprendizajes que podemos extraer de ellos.

Normalizan la posibilidad de perder

A todos nos gusta ganar, pero aprender que también está bien perder es una importante lección que todos deberíamos aprender. En cada partida que perdemos hay una lección y aplicar esa lección no sólo nos permite acercarnos un poco más a la victoria la próxima vez que juguemos, sino que nos permite evaluarnos a nosotros mismos y volvernos más fuertes. Cuando juegas a un juego de mesa, vas a ganar o perder y ser capaz de aceptar esa derrota con dignidad y buen humor es tal vez una de las mayores lecciones que podemos aprender en esta vida.

Mejoran nuestra disposición a escuchar

Aunque puede parecer una habilidad simple, ser capaces de escuchar lo que nos están diciendo puede ser crucial en la toma de decisiones. Aprender un juego nuevo puede resultar complicado e incluso agotador tanto para niños como para adultos, pero mejorará sustancialmente nuestras habilidades a la hora de escuchar. Además, escuchar a los demás nos permite comprender mejor quiénes son y nos ayuda a conectarnos unos con otros.

Los juegos de mesa son una excelente herramienta educativa que debería usarse más en las escuelas: Es una forma divertida no sólo de mejorar habilidades, sino de aprender lecciones importantes. Dicho esto, sólo nos queda añadir una cosa… ¡Feliz Día del Niño!