logotipo

¡Consigue el tesoro azteca!

Aztec

12 marzo, 2021 | Matagot

¿Has hecho planes con tus amigos para este fin de semana? ¿Qué tal te suena profanar una antigua pirámide azteca para saquear sus tesoros? Gemas de todo tipo te están esperando, aunque también alguna que otra maldición y, sobre todo, el más peligroso de los adversarios a la hora de hacerte rico… ¡Tus propios amigos!

Esta es la premisa de Aztec, el nuevo juego de Matagot para de tres a seis jugadores en el que competirás con el resto de jugadores por ser el que más gemas consiga robar del tesoro de los aztecas. Para ello, tendrás que mentir y farolear (también puedes decir la verdad, aunque la sinceridad nunca ha sido la cualidad más valorada en el gremio de los ladrones de tumbas) a tus propios amigos y rezar a Quetzalcóatl para que no te pillen.

Stéphane Beaume nos trae un juego ideal para jugadores a partir de diez años en el que las partidas no suelen durar más de treinta minutos y en las que los jugadores nunca se quedan de brazos cruzados: Primero tendrás que elegir cuántas y qué gemas quieres robar del tesoro de la pirámide y, sobre todo, si vas a mentir a tus oponentes sobre tu botín. Si estos detectan nuestro farol o si por el contrario deciden creer en nuestra palabra decidirá cuántas de estas gemas nos echamos a la mochila y, en última instancia, determinará quién ha ganado la partida.

Cada uno de los personajes jugadores ha sido diseñado especialmente para un público infantil, así que aquí no tendremos a viejos exploradores ni a patilludos lords ingleses decididos a hacer fortuna, sino a un simpatiquísimo grupo de niños, cada uno con un requisito diferente a la hora de acumular puntos, que parece sacado de una película de aventuras para toda la familia.

Mención especial para el arte de Sabrina Taubal, que transporta a nuestro grupo de pequeños ladonzuelos a una tumba azteca oscura y tenebrosa en la que cualquier fallo puede hacer que recaiga sobre nosotros una terrible maldición… La de perder puntos al final de la partida. ¿Acaso hay maldición peor que esa?