logotipo

Cómo jugar a Drunk, Stoned or Stupid

Drunk, Stoned or Stupid | 30 abril, 2021 |

Al terminar una partida de Drunk, Stoned or Stupid no sólo habrás pasado un rato divertidísimo con tus amigos, también es bastante probable que hayas descubierto lo que muchos de ellos piensan sobre ti y nunca te habían dicho. Tal vez pensabas que el tacaño del grupo era José Luis o que la que tiene tendencia a pedir siempre varios chupitos de más era Rosa, pero adivina… ¡Eras tú!

Por eso en Drunk, Stoned or Stupid no hay ganadores, sólo gente que ha descubierto la terriblemente divertida opinión que tienen sus amigos sobre ellos mismos. De todos modos no te preocupes, que ninguna de cosas que os vais a decir durante la partida harán que la sangre llegue al río: Las cartas de Drunk, Stoned or Stupid están planteadas desde el más sano buenrollismo y en ningún caso va a llegar la sangre al río.

¿Pero cómo se juega a Drunk, Stoned or Stupid? Es muy sencillo, nosotros te lo explicamos en un momento para que podáis empezar a jugar inmediatamente:

La primera modalidad es la básica, ideal para que tu reunión de amigos se convierta en un buen salseo: En el primer turno, un jugador roba una carta y la lee en voz alta.

Ese jugador será el Juez de ese turno.

Los demás jugadores eligen a la persona de la mesa que, según ellos, encaja mejor con la descripción de la carta del Juez y explican el motivo. Después de que todos los jugadores hayan explicado su elección, el Juez tomará una decisión y elegirá a quién entrega la carta. Ese jugador deberá colocar la carta en la mesa, bocarriba y delante de sí mismo y comienza un nuevo turno.

En cuanto un jugador tenga 7 cartas frente a sí, la partida termina y dicho jugador es nombrado Perdedor. Para terminar y que nadie se olvide de las “medallas” que ha recibido a lo largo de la partida, los jugadores leen en voz alta todas las cartas que han recibido.

¡Pero no se acaba aquí! Drunk, Stoned or Stupid tiene una versión sin riesgos que se juega con las mismas reglas, pero esta vez los jugadores buscan ganar cartas. Por cada carta que lea el Juez, los jugadores tratarán de argumentar, sin mentir, por qué merecen recibir esa carta. El primer jugador que consiga 7 cartas gana la partida.

Esta variante es ideal para esas tardes en las que quedas con gente con la que no tienes tanta confianza y sobre la que no conoces tantos detalles escabrosos, pero juegues a la que juegues, te aseguramos que tanto tú como tus amigos (y tal vez futuros enemigos, ¡quién sabe!) pasaréis una tarde diversión garantizada.